La violencia familiar ha incrementado en los municipios que componen el llamado Triángulo Rojo, ya que en el primer semestre del año se registraron 173 denuncias, mientras que, en el mismo lapso, pero del 2018, el número de querellas fue de 163.

Aunque la ola de violencia que se había registrado hace algunos meses en Tepeaca, Palmar de Bravo, Quecholac, Acatzingo, Acajete y Tecamachalco ha ido a la baja, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) indicó que los casos de violencia familiar siguen repuntando.

Hay que mencionar que, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) determinó que la violencia familiar es un acto de poder dirigido a dominar, someter, controlar o agredir física, verbal, psicoemocional o sexualmente a cualquier integrante de la familia, ya sea dentro o fuera del domicilio familiar.

El municipio que más carpetas de investigación abrió por este edelito en 2019 fue Tepeaca, enlistando 82 denuncias. El año pasado en el mismo periodo, la cifra fue de 62 casos, es decir, que hubo un aumento del 32.2 por ciento en la incidencia. Le siguió Acajete, ya que hasta junio del presente año había reportado 31 casos, pero en el mismo periodo del año anterior la cifra fue de 29, dos denuncias menos.

De acuerdo con el reporte más reciente, la tercera posición la ocupó Tecamachalco, al registrar 29 casos. En esta demarcación el año pasado se registraron 22 casos. Hasta junio Quecholac reportó 7 casos, cuando su cifra anterior fue de cuatro delitos.

Por su parte los municipios de Acatzingo y Palmar de Bravo siguen reportando denuncias por este delito, sin embargo, sus números han ido a la baja. En los primeros seis meses del año, Acatzingo sumó 19 denuncias por violencia familiar, no obstante, si se compara con el año pasado, la incidencia disminuyó, ya que en el primer semestre del 2018 se enlistaron 37 denuncias, mientras que Palmar de Bravo lleva cinco denuncias, pero el año pasado fueron nueve.

A inicios del presente año, El Sol de Puebla publicó que, el transporte de carga, los homicidios dolosos, las lesiones y otros incidentes del fuero común habían disminuido en esta zona tras la llegada de la Guardia Nacional. Incluso el 1 de agosto, la organización Semáforo Delictivo consideró al municipio de Acajete como uno de los más seguros dentro del polígono del Triángulo Rojo.

La organización señaló que entre enero y junio del 2018 el municipio se mantuvo con 4 de 11 luces rojas en delitos como homicidios, violencia familiar, robo a vehículo y a negocio, sin embargo, para este año la incidencia bajó hasta en un 80 por ciento, manteniendo solo la violencia familiar y robo a negocio.

Vía: El sol de puebla

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre