Por Alejandra Reyes

Un aproximado de 300 unidades de transporte público se sumaron esta tarde a la Caravana, con motivo del cortejo fúnebre de los hermanos Jaime y Marcos Pérez Mendoza, quienes eran consecionarios de la línea “tres estrellas”, y fallecieron el pasado lunes primero de octubre, cuando fueron ejecutados a bordo de su camioneta en la colonia Tepeyac.

Fue a partir de las tres de la tarde de este miércoles que se llevó a cabo la misa con los cuerpos presentes, para luego iniciar a reunirse las cerca de 300 colectivas, se trató de todas las unidades de la ruta 36 y 37, así como los camiones rojos con amarillo, sumándose a la condolencia dos colectivas más en representación de cada una de las ruta que circulan en la ciudad.

En este sentido fue por al menos 2 horas que se suspendió parcialmente el servicio de transporte publico de rutas como La Lobera, San Isidro y San Vicente, de las cuales eran propietarios, quienes en caravana salieron desde el velatorio de zona alta de la ciudad, para circular sobre la avenida Independencia, reincorporarse sobre la tres norte y retomar la ruta al Panteón de San Nicolás para dar el último adiós a los hermanos.

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre