En 2018 aumentó 6.5 por ciento el número de divorcios en México, al pasar de 147 mil en 2017 a 156 mil 556, revelaron datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Eso significa que los mexicanos tomaron la decisión de divorciarse más y casarse menos, pues la unión conyugal cayó 4.7 por ciento el año pasado.

De acuerdo con el organismo en 2018 se registraron 501 mil 298 matrimonios en comparación con el año anterior, cuando habían reportado 526 mil.

Las cifras recientes muestran que por cada 100 matrimonios ocurrieron 31.2 divorcios, de acuerdo con la información recabada en los juzgados de lo familiar, mixtos y civiles y en las oficialías del registro civil de las entidades federativas

Nuevo León se colocó como la entidad con mayor número de divorcios, al registrar 30 por cada 10 mil habitantes durante el año anterior, seguido de Aguascalientes con 25.4 y Chihuahua con 24.1, apuntó el instituto.

En contraste, las menores tasas correspondieron a Veracruz, 4.6; Chiapas, con 4.9, y Oaxaca, con 5.3.

Entre las principales causas se encuentran el divorcio incausado, con 60.4 por ciento; el de mutuo consentimiento, con 36 por ciento y la separación por dos años o más, con 1.4 por ciento, reportó.

El comportamiento al interior del país muestra que la principal causa corresponde al divorcio incausado en 21 entidades federativas y de mutuo consentimiento en las 11 restantes.

El divorcio es la disolución jurídica definitiva de un matrimonio emitida por el juez y en México existe dos tipos de trámite de divorcio: administrativo y judicial.

Los relacionados con el primer trámite fueron 8.9 por ciento, pero en los resueltos vía judicial se alcanzó 91.1 por ciento.

Al ahondar en las variables sociodemográficas de los divorciantes, como el sexo, la edad, la escolaridad y la condición de actividad, refirió que las mujeres se divorcian ligeramente más jóvenes que los hombres.

Esto porque la edad promedio al divorcio es de 38.7 y 41.3 años, respectivamente, según los datos.

Respecto al nivel de escolaridad con el que cuentan los divorciantes, expuso que 22.2 por ciento de los hombres y 23.1 por ciento de las mujeres tienen secundaria o equivalente.

El 20.2 por ciento de ellos y 19.4 por ciento de ellas cuentas con preparatoria, mientras que 16.3 por ciento de mujeres y 15.7 por ciento de los varones tienen nivel profesional.

En cuanto a la condición de actividad económica de los divorciantes, añadió que 73.9 por ciento de los hombres trabajaba al momento del divorcio y 52.8 por ciento de las mujeres se encontraba en esa condición laboral.

El INEGI consideró que con el incremento en la relación divorcios-matrimonios se plantea la necesidad de profundizar en la estadística y motiva al estudio de la nupcialidad dado que evidencia al matrimonio como “institución cada vez más vulnerable”.

FORBES MÉXICO

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre