Por Alejandra Reyes

Tras más de un año de la desaparición forzada del activista Sergio Rivera Hernández, quien pertenecía al Movimiento Agrario Indígena Zapatista y permanencia en pie de lucha contra el proyecto Hidroeléctrico Coyolapa-Atzala, el día de hoy previo a una audiencia donde se presentarían los testigos contra los tres detenidos, presuntamente implicados en su desaparición, sus compañeros y conocidos se manifestaron para exigir justicia en el caso.

Mediante la protesta fuera de la Fiscalía de Tehuacán y el cierre de vialidad por algunas horas en la calzada Adolfo López Mateos, los inconformes refirieron desconfiar de la audiencia donde los testigos declararían contra los implicados, pues señalaron que han sido intimidados y amenazados de muerte en repetidas ocasiones por los familiares de los acusados, además de que acusaron distintas irregularidades durante la investigación del caso.

En este sentido los inconformes expresaron que las autoridades no ha brindado la medida cautelar para que los testigos puedan sentirse seguros de declarar, además detallaron que las declaraciones de los testigos no son respetadas al ser modificadas por los Ministerios Públicos, lo cual afectará la sentencia de los acusados.

Así mismo amagaron con no liberar la circulación hasta ser atendidos directamente por el Fiscal General del Estado, para que las audiencias se realicen de manera clara y justa, y se esclarezca el caso de su compañero, no obstante dijeron que en el tema de la hidroeléctrica el proyecto se encuentra detenido pues hasta el momento no se ha realizado una consulta adecuada para su aprobación.

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre