Los hechos tuvieron lugar en una comunidad pobre en la ciudad de Managua, durante la noche del lunes pasado. Ingrid N, antes de irse a la casa de la vecina, dejó una vela encendida cerca de la cama donde estaba dormido de Wilber, de un año y seis meses de edad. Al regresar, se llevó una desagradable sorpresa.

Los vecinos fueron los primeros en percatarse del humo proveniente de la vivienda, de inmediato alertaron a los servicios de emergencia, y empezaron a llamar a la puerta para sacar a la mujer; al no obtener respuesta entraron por la fuerza y encontraron al pequeño bebé envuelto en las llamas.

El pequeño fue trasladado al hospital al hospital Alemán Nicaragüense con quemaduras de segundo y tercer grado en el 75% de su cuerpo. Pese a los esfuerzos médicos, no pudieron salvarle la vida.

Fue necesaria la presencia de bomberos para sofocar el siniestro antes de que se extendiera a las casas aledañas.

Las autoridades se encuentran investigando el caso para, determinar si se trata o no de un caso de negligencia, de acuerdo a información publicada por medios locales.

Con información de El Debate

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre