Se trata de Lorenzo Costanzo, de 26 años, y Ferdinando Orlando, de 25, que en febrero de 2017 violaron a una chica que se encontraba bajo los efectos del alcohol en el club nocturno West End.

Aquella noche, ambos se acercaron a ella, que se encontraba visiblemente ebria en la pista de baile, comenzaron a besarla entre los dos y seis minutos después la llevaron a una sala de mantenimiento del lugar donde abusaron de ella con tal brutalidad la hicieron perder 230 mililitros de sangre a causa de lesiones internas.

16 minutos después, los abusadores fueron captados por las cámaras de seguridad del lugar saliendo de la sala mientras sujetaban a la joven; le acomodaron el vestido y la hicieron entrar a los baños de mujeres.

En otra imagen, se ve a los hombres saliendo del club, revisar sus celulares, chocar sus manos y abrazarse a manera de celebración para luego abandonar el lugar, de acuerdo al medio The Sun.

La joven tuvo que ser traslada a un hospital debido al dolor y las lesiones internas que le causaron los agresores. Al atenderla, el médico aseguró que nunca antes había visto una “lesión tan inusualmente grave”.

Además de las lesiones internas, presentaba huellas de violencia en las piernas, el cuello y el hombre.

Recuerdo que estaba muy borracha y a duras penas podía andar. Sufrí muchísimo la agresión”, relató la víctima a la policía.

Tras el brutal ataque, los violadores salieron de Londres para volver a Italia y eludir a ley. Sin embargo, uno de ellos -Costanzo- fue detenido en un aeropuerto de Inglaterra en marzo de 2018 cuando viajaba para asistir a un partido de futbol.

El segundo agresor fue contactado por la Policía de Londres y voló a Reino Unido, donde finalmente fue detenido.

En el juicio, ambos aseguraron que el sexo fue consentido por parte de la joven, un argumento que la Fiscalía rechazó debido a que la víctima se encontraba ebria y nunca accedió por voluntad a mantener relaciones sexuales.

Ambos fueron declarados culpables el pasado martes 19 de noviembre por cuatro cargos de abuso sexual (dos cada uno).

Al escuchar el dictamen, Costanzo se golpeó la cabeza a propósito, por lo que tuvo ser trasladado a un hospital.

Ahora se encuentran a la espera de una condena.

Con información de The Sun y The Guardian.

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre