Las primeras investigaciones señalan que se trató de un ajuste de cuentas entre grupos del crimen organizado que controlan el robo de hidrocarburo en la Sierra Norte de Puebla, sin embargo, con Paulina, los atacantes se ensañaron: fue torturada, casi le destrozaron un brazo y su espalda fue marcada con navaja. Versiones extraoficiales señalan que dejaron la marca de un cártel en su cuerpo aunque hasta el momento se desconoce si ex miembros de Los Zetas o integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación fueron los responsables.

Además, sus dos acompañantes tienen relaciones familiares con autoridades de la zona Norte de Puebla. Erik Marroquín, es sobrino del Comisionado de Gobernación en Huauchinango, Gregorio Marroquín, mientras que Leopoldo Olivares es familiar del presidente municipal de Pantepec.

Además, el padre de Paulina fue atacado a balazos en un rancho de Apapantilla, Jalpan; horas después murió en el Hospital de Villa Ávila Camacho, La Ceiba, de donde eran originarios.

El levantón
Paulina, Erik y Leopoldo se encontraban el viernes 13 de diciembre a las 12:30 horas en el restaurante “Rico Sabor” de Huauchinango, a donde llegaron hombres encapuchados y armados quienes los subieron a una camioneta.

Cuatro horas después, los tres fueron localizados sin vida. Sus cuerpos presentaban disparos de arma de fuego y ella había sido torturada, pues se le encontraron marcas con navaja en el brazo, pierna, espalda. El brazo prácticamente lo tenía desecho.

Los tres cadáveres fueron enviados al anfiteatro de Xicotepec de Juárez y fueron entregados durante el fin de semana a sus familiares para sepultarlos.

Paulina fue el señuelo
De acuerdo a información a la que tuvo acceso PÁGINA NEGRA, Paulina sostuvo una relación con un hombre dedicado al huachicol, al parecer cabecilla de un grupo armado que ya opera en los municipios de la Sierra Norte.

Autoridades de la zona de la Sierra Norte detallaron que este sujeto la buscó nuevamente en cuanto supo que había entablado una nueva relación con Erik, el familiar de Gregorio Marroquín. El sujeto del grupo del crimen organizado buscó mandar un mensaje a las autoridades de la levantando y matando a Erik.

Paulina aceptó ver nuevamente a este hombre y, días después, la convenció de poner tanto a Erik como a su amigo Leopoldo. Ella aceptó ponerlos para que su ex novio “la perdonara” por dejarlo e iniciar un nuevo noviazgo.

Sin embargo, este sujeto no solo no la perdonó, sino que la levantó con ellos, la torturó, marcó su cuerpo y también la mató como a Erik y a Leopoldo.

Hasta el momento las autoridades estatales no han dado información oficial sobre cuál sería la línea de investigación del caso.

Con información de Página Negra

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre