La artesana Amalia Martínez ofrece sus coloridas creaciones en diversos puntos de México y de EU; su esposo e hijas ayudan a que el legado de los pueblos mexiquenses se mantenga vivo.

Aunque el delcron ha sustituido como relleno a la lana, con cuerpo de manta, rostro bordado y cabello de estambre, las coloridas muñecas mazahuas que realiza Amalia Martínez han trascendido hasta nuestros días y poco a poco se consolidan como opción para regalar en Navidad.

Doña Amalia recuerda que la cercanía que de niña tuvo con sus abuelas y tías fue el detonante para aprender la técnica de bordado, el tejido en telar de cintura y el proceso de teñido a base de tintes naturales y posteriormente para salir de su natal Villa de Allende a ofrecer sus creaciones, en diversos puntos de México y ciudades como San Diego, Los Ángeles, Chicago y Milwaukee, en Estados Unidos.

Con varias décadas de experiencia y dedicación, actualmente la artesana mexiquense produce un centenar de muñecas por mes, actividad a la que se han sumado su esposo e hijas, siendo estas últimas la cuarta generación de artesanas que mantienen vivo el legado de las muñecas artesanales mazahuas.

Las muñecas mazahuas más que juguetes, son una representación artesanal de la mexicanidad y de la cultura de nuestros pueblos originarios. Celebremos el #MesPatrio consumiendo el trabajo de nuestros artesanos.

Ver imagen en Twitter

Las muñecas reflejan una parte de la creadora, ya que menciona que a veces el estado de ánimo se plasma en las facciones del rostro de las muñecas o en la combinación de los colores de la vestimenta, haciendo única cada pieza.

De esta manera, la riqueza cultural de los pueblos originarios del Estado de México queda expresada por los artesanos en sus diversas creaciones, en las que se reflejan sus tradiciones y costumbres, ya sea en artículos utilitarios o en aquellos de uso decorativo.

VÍA EXCELSIOR

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre