Todavía no tiene nombre, pero podrás ayudar a elegir uno

Este 26 de diciembre, se ha dado a conocer una de las mejores noticias con las que podríamos cerrar el 2019; una jirafa nació en el Zoológico de Chapultepec el pasado 23 de octubre y este jueves fue presentada ante la sociedad a través de Twitter.

El nuevo ejemplar que se une a la muy querida manada de giraffa camelopardalis que habita en el recinto, es hija de Fortunata, una de las jirafas más longevas del lugar. La especie está catalogada como vulnerable y forma parte de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, por lo tanto, un nacimiento siempre es digno de celebrarse.

La Secretaría del Medio Ambiente informó que la noticia se mantuvo reservada mientras la recién nacida era evaluada por los médicos veterinarios y con la intención de permitirle adaptarse al entorno y a su familia antes de que los visitantes se dieran cita para verla.

Como sucedió con ‘Jirafifita’ que nació a principios de este año, las autoridades lanzarán una convocatoria para que la gente participe en la elección del nombre que llevará. Aún no se anuncia cuál será la dinámica así que si ya tienes buenas ideas, lo mejor es que estés al tanto de las redes sociales de la Secretaría del Medio Ambiente.

#Entérate: Nació otra jirafita en el #ZoológicoDeChapultepec y queremos que nos ayudes a nombrarla, mantente pendiente de nuestras redes sociales para conocer la dinámica. https://bit.ly/2QpA9BV 😍🦒

View image on TwitterView image on Twitter

Para abonar a la buena noticia, la Dirección General de Zoológicos detalló que la cría se suma a los más de 170 nacimientos que se dieron durante el 2019 en los Zoológicos de la Ciudad de México.

Jirafas en la lista de animales en peligro

Aunque el número de jirafas camelopardalis que existen en el mundo aún es alto, se considera una especie vulnerable debido a que la cantidad de ellas en estado salvaje ha disminuido alarmantemente, sobre todo por la destrucción de su hábitat y por la caza furtiva.

En África las jirafas son cazadas de manera ilegal con diversos fines, tanto de entretenimiento como de explotación para convertirlas en alimento, como para usar su piel y pelo, además de otras partes de su cuerpo a las que se les atribuyen propiedades afrodisíacas y curativas.

SPD NOTICIAS

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre