Sin embargo, en la Unidad de Medicina Familiar del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ubicada en la esquina de la 9 Oriente y Bulevar 5 de Mayo no consideraron relevante su caso y no fue atendida ni revisada pues no era la clínica que por su domicilio le correspondía.

Debido a esta situación, Salvador Ríos en su columna en El Sol de Puebla se pregunta ¿tiene cabida esta burocracia frente a una emergencia de salud pública? ¿no debería existir un protocolo en cualquier nosocomio del sector privado o público para aislar, atender y diagnosticar a cualquier persona con estas características?

Si este resulta ser o no el primer caso en Puebla, es lo de menos (aparentemente sería una faringitis). Lo delicado es que los posibles portadores están llegando por su propio pie a buscar la atención médica ante una entendible preocupación y no mediante protocolos o filtros establecidos por las instancias sanitarias.

Los gobiernos federal y estatal, emanados de Morena, nos han dicho varias veces que no tenemos por qué preocuparnos frente a la amenaza que representa la propagación del coronavirus en 68 países, incluido, ya, México.

Nos aseguran que están preparados para hacer frente a la enfermedad que causa el COVID-19 a pesar de que la Organización Mundial de la Salud ha considerado que es muy elevada la amenaza.

Pero son estas mismas instancias de gobierno, las de la cuarta transformación, las que no han podido organizarse para abastecer de manera adecuada los medicamentos, por ejemplo, para pacientes con cáncer.

Son las mismas que no han podido, por lo menos, igualar la atención del Instituto de Salud para el Bienestar, que hasta el año pasado se brindaba a los pacientes del Seguro Popular y que, por el contrario, hay quejas sobre la cancelación de servicios.

Si el propio Andrés Manuel López Obrador ha hecho explícito su rechazo a medidas que se tomaron durante la contingencia de la Influenza, qué garantía hay para evitar una propagación en suelo mexicano si países como China y Alemania lograron aminorar los contagios encerrando a sus habitantes en sus domicilios.

El miércoles pasado, la Organización Mundial de la Salud advirtió que el mundo no está preparado para hacer frente al coronavirus, pero en Puebla el subdirector de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud, José Fernando Huerta Romano, aseguró que las autoridades están preparadas para hacerle frente a una posible (o inminente) llegada del virus.

Con información de Diario Cambio

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre