Pemex informó que el número de pacientes afectados por la administración del medicamento caduco se redujo de 67 a 42

“Me mataron a mi mamá”, exclamó Adolfo Palacios Jiménez, hijo de Patricia Jiménez Marín, quien falleció la madrugada de este martes víctima de negligencia médica en el Hospital Regional de Zona de PEMEX.

Lanzó un llamado a diputados federales y locales, senadores y al propio presidente Andrés Manuel López Obrador, a “poner el ojo” en el sector Salud de Tabasco porque más que garantizar el buen estado físico de las personas, los hospitales son seguro pasaporte a la muerte.

Así como también instó el director de la empresa productiva Octavio Romero Oropesa para que intervenga y haga acto de presencia para que corrobore todas las anomalías que se están presentando en las instalaciones hospitalarias.

Comentó que su progenitora murió luego de que le fue suministrado medicamento caduco el pasado jueves, no obstante que las autoridades del hospital argumentaron que falleció a causa de una bacteria.

“Mi madre entro el viernes con vómito y temperatura, la ingresamos y gracias a Dios se estabilizó, pero el sábado ya no se le pudo hacer la hemodiálisis porque las máquinas estaban contaminadas”, explicó.

El lunes ingresó a las 4 de la tarde con los mismos síntomas y a eso de las 7 de la noche los doctores dijeron que presentaba pulsaciones bajas, por lo que debió ser ingresada a terapia intensiva, pero a las cinco de la mañana de este martes, sorpresivamente, les avisaron que no había nada más qué hacer, que la paciente había muerto.

“Lo que hicieron con mi mamá no tiene madre”, insistió el joven al reprobar el mal servicio que presta la institución.

Puntualizó que se hizo un estudio a la señora en una clínica de Villahermosa que será entregado en 21 días, para determinar si en verdad murió a causa de una bacteria.

Acusó que existe opacidad en el manejo de la información respecto de los pacientes con hemodiálisis, pues para empezar están ocultando el número real de las personas que han muerto a raíz de que le fue suministrada heparina sódica en mal estado.

Por su parte, Petróleos Mexicanos (Pemex) informó que el número de pacientes que fueron afectados por la administración de heparina sódica contaminada en el Hospital Regional de Pemex, en Villahermosa, se redujo de 67 a 42.

Asimismo, detalló que la cifra anterior se obtuvo luego de realizar un análisis minucioso de los derechohabientes que se encontraban en el proceso de hemodiálisis y que reportaron reacciones adversas.

EL SOL DE PUEBLA

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre