Según las fuentes oficiales consultadas, aunque el trabajador del volante de momento obtuvo su libertad, sigue siendo investigado por los hechos.

Armando N, originario de un municipio limítrofe con la ciudad de Atlixco, tiene 50 años de edad.

Todo comenzó la noche del pasado sábado 7 de marzo, cuando presuntamente abusó de un menor de 10 años de edad. Un familiar de las víctimas y pariente político del imputado, habría pedido llevar al niño desde el centro de la mancha urbana hasta la colonia Primo de Verdad.

Después de dejarlo, aparentemente con engaños subió al taxi a un hermano del menor, un adolescente de 15 años de edad para presuntamente también ultrajar al joven, sin embargo, la víctima contó a sus familiares lo ocurrido, por lo que de inmediato denunciaron los hechos ante las autoridades. La violación habría ocurrido entre las 22:30 y las 23:30 horas de aquel día.

Varios días después, cerca de la avenida Independencia y a una cuadra de la terminal local de autobuses, mientras representantes de la ley entrevistaban a una de las víctimas por el supuesto abuso, el taxista pasó por la zona a bordo de su unidad, por lo que fue interceptado y encarado por los agraviados, no obstante, el presunto agresor manifestó sentirse mal y fingió un ataque cardíaco.

Mas tarde, ya en el hospital público a donde fue trasladado a bordo de una patrulla, los médicos descartaron cualquier enfermedad o lesión.

Cabe mencionar que al no ser detenido en flagrancia, por el momento enfrentará los cargos en libertad.

Con información de El Sol de Puebla

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre