Huauchinango, Chignahuapan, Esperanza, Quecholac, Lara Grajales, Santa Clara Ocoyucan, San Nicolás de los Ranchos y la capital poblana, son los municipios que concentraron los asesinatos de mujeres perpetrados durante los primeros 17 días de este mes, y por los cuales no hay ningún detenido.

El primer caso de julio fue el de una mujer calcinada junto con su esposo y su hijo menor de edad, al interior de su vehículo en el municipio de Huauchinago. Aunque desde entonces la Fiscalía General del Estado (FGE) ya investiga el caso, al momento no se ha establecido el móvil del crimen.

Tan solo dos días después, una mujer de la tercera edad fue encontrada sin vida y maniatada al interior de su domicilio en el Centro Histórico de Chignahuapan. Se trató de una mujer de 80 años de edad, la cual era conocida como “curahuesos”. En este caso se presumió un robo a casa habitación.

Para el 4 de julio, otra mujer pero de entre 30 y 35 años de edad, fue ultimada a puñaladas, durante una riña en un bar localizado en la Prolongación de la 11 Sur casi esquina con calle Primera de Enero en el municipio de Santa Clara Ocoyucan, donde un hombre también resultó herido.

Al día siguiente, un sujeto que se negó a pagar el peaje en la caseta de Esperanza, atropelló y mató a Nelly Espinoza Lara, directora de Coparmex- Texmelucan. La mujer trató de detener al automovilista, quien tras cometer el homicidios culposo escapó con dirección a Veracruz.

La violencia contra las mujeres no se detuvo, ya que el 6 de julio, sobre un camino de terracería del municipio de Quecholac, vecinos y autoridades descubrieron el cuerpo sin vida de una mujer de aproximadamente 35 años de edad, la cual presentó lesiones producidas por impactos de arma de fuego, además de que fue envuelta en una cobija amarilla.

Otro caso que incluso causó alarma entre los vecinos de la colonia Guadalupe Hidalgo, al sur de la ciudad de Puebla, fue el hallazgo de la cabeza y las manos de una mujer, dentro de una bolsa de plástico, junto a un poste de energía eléctrica; horas más tarde, ese mismo 9 de julio, el resto del cuerpo fue abandonado en un paraje de Santa Clara Ocoyucan. La víctima, fue anotada en calidad de desconocida.

Con huellas de violencia, el 10 de julio fue localizado el cadáver de una mujer en el municipio de Rafael Lara Grajales. La víctima descubierta entre terrenos cultivo no portaba ningún tipo de identificación, por lo que fue anotada en calidad de desconocida.

El 11 y 12 de julio, a la lista se sumaron otros dos asesinatos de mujer. El primero hecho ocurrió en la colonia Tres Cruces en el municipio de Puebla, donde una mujer de alrededor de 30 años de edad, y un hombre de 50 años, fueron acribillados al interior de su vehículo, luego de que fueran interceptados por sujetos desconocidos. Para las autoridades ministeriales, la principal línea de investigación es una venganza relacionada con narcomenudeo.

El segundo hecho sucedió en la colonia 20 de Noviembre, también en la capital poblana, donde una exconvicta de 30 años de edad, fue apuñalada en el cuello durante un asalto. Aunque la mujer fue llevada a un hospital, no resistió y más tarde se reportó su deceso.

Finalmente, ayer, trascendió el caso Michelle, de 19 años de edad, quien era buscada por sus familiares desde el 12 de julio que salió de su casa en San Andrés Cholula; días después fue localizada muerta en San Nicolás de Los Ranchos.

Con información de El Sol de Puebla

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre