CNDH apuntó que el médico fue objeto de violación a sus derechos humanos por parte de servidores públicos de la Fiscalía General de Chiapas

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) abrió investigación de oficio por el caso del médico Gerardo Vicente Grajales Yuca, quien atendía pacientes con COVID-19 en Chiapas y que fue acusado presuntamente por abuso de autoridad.

“Esta Comisión Nacional recibió el testimonio de familiar del médico mencionado, señalando que desde la detención de éste, ha sido objeto de violación a sus derechos humanos por parte de servidores públicos de la Fiscalía General del Estado de Chiapas”, recalcó.

“Por la gravedad de los presuntos hechos violatorios difundidos por los medios, la Presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ordenó iniciar la investigación de oficio y atracción, en virtud de que se trata de posibles violaciones a derechos humanos en agravio del médico mencionado”, dijo.

Grajales Yuca, quien se encuentra detenido, fue acusado por la hija de un paciente infectado con el nuevo coronavirus, quien al morir su padre denunció al médico urgenciólogo, encargado del área COVID-19 del Hospital de Especialidades Vida Mejor del Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Chiapas.

La denunciante refirió que el médico le solicitó medicamentos en cantidades muy elevadas y aparatos con los que sí cuenta el hospital.

Con información de López-Dóriga Digital

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre