Para mantenerse, las papelerías han decidido vender artículos en línea, mientras, en los locales de mochilas han ocupado más espacio los cubre bocas y lentes, para protegerse del coronavirus, enfermedad que ha generado una gran crisis en este sector.

“La venta de las mochilas, las lapiceras, toda la temporada escolar esta parada porque los niños no van a regresar a las escuelas. Tuvimos que meter cubre bocas, de todos los tipos, para sobrevivir. Ahorita del 100 por ciento que se vendía, no se vende ni el 10 por ciento, estamos mal, mal”, dijo Juan Palestino Zamora, dueño de “Mochilas y artículos Jony”.

En la zona del centro histórico, los locales de mochilas están ahora ofreciendo otro tipo de productos ajenos a su giro, desde cubre bocas, bolsas de regalo, hasta gel antibacterial.

Ramiro Sánchez, quien se dedicaba a tomar fotografías en fiestas particulares, decidió elaborar cubre bocas con gorras y otras más animadas para niños: “Soy una persona de la tercera edad, nadie me da trabajo. Puedo salir adelante porque apoyo a otros dos negocios que venden mochilas. Tenemos que buscarle”.

En tanto, la papelería Tony, una de las grandes cadenas de este sector, registra una caída de ventas de 50 por ciento en comparación con 2019, pues hay pocas listas de útiles escolares, que corresponden a la de los colegios privados. Sin embargo, la mayor parte de las ventas son de artículos de arte: pinturas, cuadernos de dibujo, libros, y lápices de colores.

“Otra cosa que nos afecta es que esté cerrada la calle 8 Oriente-Poniente al paso vehicular. Los clientes no entran con seguridad”, agregó Cecilia Garduño, auxiliar administrativa de Papelería Tony.

Las papelerías ClicPack y Collage han apostado a las ventas en línea, los ingresos no se pueden medir, pero han permitido mantener renta de locales y el pago de trabajadores, añade Isabel Romero Valencia, representante comercial.

“No se activa la economía como lo esperamos, en agosto pensamos que vendría más gente. Las ventas no se pueden levantar, como no habrá clases esenciales creemos que se va a reutilizar los de casa. Se cayeron las ventas un 70 por ciento. Ahora nosotros andamos más enfocados en las redes sociales, es como ahora poco a poco nos van conociendo, estamos en Facebook e Instagram, también estamos dando descuentos y la entrega a domicilio”.

Este año, concluye, el panorama es complicado, pues varias papelerías alrededor se encuentran cerradas, aun con incertidumbre de abrir o bajar la cortina de manera definitiva.

Zapaterías luchan con ofertas y liquidaciones

Ofertas, liquidaciones, y hasta ventas en línea son las medidas que han tomado zapaterías de Puebla, para recuperarse de la situación económica que ha derivado de la pandemia por SARS-Cov-2.

La falta de una “temporada escolar”, golpea más al sector, la primera semana de agosto es crucial para los empresarios, este año, las ventas de zapatos para niños y adolescentes, no alcanza ni el 10 por ciento.

El Sol de Puebla realizó un recorrido en la zona centro de la capital, en el que observó varias ofertas y hasta comercios en completa liquidación. En el área de venta de zapatos escolares, “están paralizados”.

Víctor Graciano Jiménez, gerente de zapatería “Las Vegas” en Puebla, comentó que este año no se prevé una temporada “buena” para todos ellos y su competencia. En este negocio, las ventas estimadas llegan al 2 por ciento.

“A penas empieza la temporada, normalmente son en agosto. Algunos papás se previenen desde julio, pero este año, no se ve claro la venta de zapato escolar, por la pandemia está totalmente frenado la venta de calzado escolar, es una realidad. Se ha vendido de 1 a 2 por ciento. Sabemos que esto es porque las son clases en línea”, destacó.

Graciano dijo que su cadena es económica, pero que conociendo la situación de los poblanos han decidido, aun así, bajar los costos en el calzado.

De manera anónima, otro trabajador refirió que enfrentan una crisis, que afecta a grandes cadenas de zapatos de Puebla y el país.

“La economía está muy caída, nosotros esperábamos más ventas en este primer fin de semana de apertura, pero no. Bien sabemos que hay mucho desempleo, hemos visto muchos negocios quebrar, porque se tienen que hacer pago de rentas, de seguros, servicios y los empleados. Esperemos que poquito a poquito se recupere la economía”.

Las zapaterías de Puebla reportan la incorporación paulatina y por horarios diferentes de sus trabajadores, aunque inicialmente hubo salida de trabajadores por miedo al contagio de coronavirus, despidos, o bien, porque el salario fue reducido, por lo que decidieron renunciar.

Peluquerías ofrecen “promos” en redes sociales
El escenario de las peluquerías es desolador: hay asientos vacíos, y en otros, muy pocos clientes. La temporada inexistente del “regreso a clases”, derivada de la pandemia por coronavirus, se suma a la afectación de este gremio, que reporta un desplome de ingresos del 80 por ciento.

Los más jóvenes, como Jesús Cerqueda Reyes, están promocionando sus servicios en redes sociales como Instagram, para dar atención personalizada en casa.

Por otra parte, en una peluquería tradicional en el Centro Histórico de Puebla, en el que trabaja Don Francisco Ramírez, los clientes menores de edad son muy pocos. Esta semana sólo ha atendido a un niño para su corte de cabello, antes de la pandemia contaba hasta 10.

“Casi son de 80 por ciento los ingresos caídos por cortes de niños, en esta temporada escolar. Nosotros trabajamos y con lo poco sale paga pagar la renta, la luz, los gastos del local. La epidemia vino a afectarnos mucho”.

Ramírez tiene más de 20 años con su peluquería en el centro histórico y refiere que esta es la crisis más grande que ha vivido. “Antes de la pandemia las personas si venían, eran más de 30 niños en un mes”.

Con información de El Sol de Puebla

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre