De acuerdo a la información de Página Negra, la pequeña, antes de ser atendida por los médicos del Hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de La Margarita, exclamó que “quería mejor morirse y que ya no la curaran”.

La pequeña fue abandonada por su madre, de quien se desconoce el paradero, en el hospital, la tarde del pasado viernes 21 de agosto, pues una semana antes ya había sido internada por presentar quemaduras en los glúteos, por lo que tuvieron que realizarle un injerto. Tenía destrozado parte del músculo.

La menor de edad tiene un largo historial de violencia, incluso ha sido víctima de abuso sexual, presuntamente, por parte de su tío paterno.

Además, a Yaz, la primera vez que fue hospitalizada en La Margarita, se le dio de alta y se le entregó a su papá; pero en esta ocasión, la menor de siete años ingresó el viernes 21 de agosto, pero fue llevada por su mamá, quien informó que se encontraba muy delicada, ya que la menor había sido brutalmente golpeada, provocándole una hemorragia interna, lo que le género que un pulmón colapsara.

Por lo que el personal médico la ingresó a terapia intensiva y, debido al maltrato, dieron aviso a La Fiscalía General del Estado (FGE) de Puebla, pero a su arribo, la madre ya había escapado; hasta el momento, se desconoce la identidad y la ubicación de esta mujer, que, tras dejar a su hija gravemente lesionada, huyó del nosocomio.

Con información de Diario Cambio

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre