Pandemia también afectaría a alumnos de bajos recursos, grupos étnicos o minoritarios, principalmente en ALC; destaca crecimiento de la educación a distancia en México

Apesar de que se llegue a controlar la pandemia por Covid-19, los efectos continuarán y a corto plazo la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, al Ciencia y la Cultura (UNESCO) prevé que un gran número de estudiantes mujeres, jóvenes de bajos recursos, de zonas rurales, entre otros, no regresará a la universidad.

En el informe COVID-19 y educación superior: De los efectos inmediatos al día después, elaborado por el Instituto Internacional para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (IESALC), explica que los jóvenes que estaban por ingresar al nivel medio superior o al nivel superior, así como los que ya cursan éstos, se vieron afectados por el cierre de espacios educativos, así como por las medidas aplicadas en distintas naciones para afrontar la crisis sanitaria.

Mientras a escala global las principales preocupaciones de los estudiantes son el confinamiento, la economía, la conectividad a Internet y la situación de ansiedad, en Iberoamérica la situación es distinta, pues son la conectividad a Internet, la economía y la falta de un horario regular que no fomenta la autorregulación de los aprendizajes.

Por lo anterior, la UNESCO teme que estos primeros datos revelen que la pandemia de Covid-19 influya, en el corto plazo, en el abandono escolar y, a su vez, que ésta eleve “la exclusión a la que da lugar la inequidad que caracteriza el ingreso a la educación superior en la región”.

Precisa que la suspensión de clases presenciales, equivalentes a un trimestre o más, podría provocar, a corto plazo, una baja en la demanda; no obstante, posteriormente podría aumentar el número de jóvenes que quieran estudiar los niveles medios superior y superior.

De acuerdo con el IESALC, aunque ahora no se tienen datos sobre la magnitud de la deserción escolar a corto plazo, se calcula que sólo en Estados Unidos 1 de cada 6 estudiantes no regresarán a las clases presenciales; además, 4 de cada 10 seguirán sus estudios a distancia.

Lo anterior, podría devenir de la crisis económica que la pandemia por Covid-19 genere, por ejemplo, el desempleo y el empobrecimiento de familias, lo que dificultaría, en muchos casos, la continuación de los estudios.

“Tal vez la incógnita más importante sobre esta pandemia —particularmente en las fases que se avecinan— es cómo la interrupción del año académico y el impacto en la experiencia de los estudiantes repercutirán en las tasas de retención y persistencia, particularmente entre las poblaciones en riesgo. Esto incluye a estudiantes de bajos ingresos, mujeres, de grupos étnicos o minoritarios insuficientemente representados, de zonas rurales, así como a los que tienen problemas de salud mental, de aprendizaje o discapacidades físicas”, precisa el informe.

A decir del director del IESALC, Francesc Pedró García, este panorama podría verse principalmente en América Latina, en donde el número de mujeres que regresen a las aulas sería menor al de hombres.

Sabemos cuáles han sido los efectos de la pandemia, pero tengo que decir que no sabemos mucho de los impactos a largo plazo. Un efecto principal ha sido el cierre universal que ha alcanzado a más de 200 millones de estudiantes de educación superior en todo el mundo y cerca de 10 millones de docentes”, agregó durante una videoconferencia Back to the Future- Higher Education in the Post-Pandemic World, en la Universidad Iberoamericana.

EDUCACIÓN REMOTA

Si bien a mediano o largo plazo se prevé que la demanda de los estudios medio superior y superior se eleve, los nuevos roles sociales podrían hacerlo aún más posible debido a la tecnología y a la educación remota que algunos países han implementado.

En el caso de México, de acuerdo con el secretario de Educación Pública (SEP), Esteban Moctezuma, 94 por ciento de los hogares cuentan con televisión; además un gran número también cuenta con Internet y radio, por ello se implementó el plan Aprende en Casa II.

Al comparecer ante el Senado, el pasado 14 de octubre, informó que gracias los esfuerzos que se llevan a cabo el programa Aprende en Casa II llega a cerca de 30.4 millones de usuarios a 1.2 millones que son atendidos por radio y cuadernillos de CONAFE atendidos en sus hogares.

El desglose de alumnos alcanzados con las distintas plataformas es el siguiente:

  • Televisión abierta – 8.5 millones de personas diario
  • Televisión por cable – 7.5 millones (“muchos en zonas marginadas que carecen de tv abierta”)
  • Televisiones estatales públicas y privadas – 5.9 millones
  • Internet – 7.3 millones de usuarios

El alza de la educación a distancia dependerá de cada región, sin embargo, hay datos que revelan que ha crecido a nivel mundial, ya que, precisa el IESALC “la cobertura de esta modalidad ha crecido un 73 por ciento desde 2010, mientras que la presencial lo hizo sólo un 27 por ciento”.

Incluso destacó que en Colombia, España y México, esta forma de enseñanza abarcó entre 14 y 18 por ciento de la matrícula escolar.

“El cierre es el efecto principal y la solución de continuidad de las actividades que en la mayoría de los casos ha sido traducida en un tipo de educación superior soportada en tecnología”, afirmó Pedró García, comentó en su videoconferencia en la Universidad Iberoamericana.

SDP NOTICIAS

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre