Con el apoyo de especialistas, al ejemplar se le extrajo una espina de pescado de unos 10 centímetros de largo, al parecer de un bagre grande, se realizó la curación y se le administró antibiótico

CHIAPAS

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) reportó herido al Elefante Marino de la Patagonia argentina que llegó a costas de Chiapas desde el pasado 15 de diciembre para descansar y cambiar de piel.

Durante los primeros días del año, el ejemplar no fue observado, pero el día 7 de enero se registró su presencia en una playa cercana a la Bocabarra de Paredón, en Tonalá, Chiapas, con un objeto incrustado, lo que le generaba sangrado en su boca y una de sus fosas nasales.

“Por ello, con el apoyo de especialistas el ejemplar se pudo contener y se le extrajo una espina de pescado de unos 10 centímetros de largo, al parecer de un bagre grande, se realizó la curación correspondiente y se le administró antibiótico”, informó.

De acuerdo con la Profepa, la hembra de la especie Mirouna leonina, de 3.5 metros de largo, fue dejada inmediatamente en libertad y se continuará su monitoreo en la zona por autoridades federales, locales, especialistas, miembros de organizaciones y ciudadanos.

Expertos del Grupo de investigación de Pinnipedos CICIMAR-IPN y la Fundación Amikoo, el Elefante Marino se encuentra lejos de su zona de distribución natural en búsqueda de lugares para descansar y llevar a buen término su proceso natural de muda de piel.

 

 

VÍA EXCÉLSIOR

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre