Golpe a la educación, un año de aulas vacías

0
438

El coronavirus sacó del aula a casi 4 millones de estudiantes; México es el octavo país del mundo con el cierre de escuelas más largo

CIUDAD DE MÉXICO.

Al coronavirus le tomó un año sacar de la escuela, al menos, a tres millones 767 mil 259 estudiantes.

Hoy se cumple un año desde que la pandemia de covid-19 dejó vacíos los pupitres de 36.5 millones de mexicanos, de manera oficial.

La mayor paralización educativa en la historia, que llegó hasta 191 países, en México aún continúa.

De acuerdo con Unesco, México es el octavo país del mundo con el cierre de escuelas más prolongado y el sexto en América Latina.

El abandono escolar ha sido una de las peores consecuencias. Detrás, aburrimiento, problemas económicos, violencia intrafamiliar. Depresión y duelo por la muerte de un ser querido.

Datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP) difundidos desde octubre del año pasado revelaron que la deserción en el ciclo escolar 2019-2020 para el nivel básico alcanzó 10% de la matrícula, lo que significa que dos millones 525 mil 330 alumnos de preescolar, primaria y secundaria abandonaron sus estudios en plena contingencia sanitaria.

Además, se estimó que 800 mil alumnos ya no transitaron de la secundaria al bachillerato.

Apenas este mes, el subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Luciano Concheiro Bórquez, reveló que la deserción en ese nivel educativo en escuelas privadas alcanzó 12.6% y en las públicas 6.9%, lo que equivale a 441 mil 929 estudiantes de educación superior.

Esto significa que prácticamente cuatro millones de estudiantes abandonaron sus estudios como consecuencia del virus SARS-CoV-2, sumándose a los 5 millones que ya no iban a la escuela antes de la pandemia.

Organizaciones como Mexicanos Primero han estimado que la cifra de deserción derivada de la crisis sanitaria puede llegar hasta los 4.5 millones

Serían entonces entre 9.5 y 10 millones de niños, adolescentes y jóvenes fuera del sistema escolar, es una situación gravísima, porque representa dos veces toda la población total escolar de Chile”, dimensionó David Calderón, presidente ejecutivo de Mexicanos Primero.

Según datos del colectivo Juntos por el Aprendizaje, 67% de los docentes están más estresados que antes del confinamiento y 62% más cansados, mientras que, de acuerdo con el CIDE, 80% de los padres de familia reportan menor motivación por parte de sus hijos con la educación a distancia que en el ciclo escolar 2019–2020.

Por su parte, la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu) detectó que cuatro de cada diez estudiantes se sienten tristes o desanimados por la situación.

En este contexto, desde inicios de año escuelas particulares y organizaciones de la sociedad civil demandan el regreso a las clases presenciales.

Esta semana, la Secretaría de Salud anunció que, en coordinación con la SEP, afina la estrategia para la reapertura de los planteles de forma organizada y estructurada.

En este contexto, expertos consultados por Excélsior advirtieron que el reto para la recuperación de este año fuera las aulas deberá centrarse en la parte socioemocional de los niños y jóvenes y no en el temario.

Estamos viendo la baja en la motivación en el interés de cumplir, de estudiar, de sacar lo mejor posible de lo que se les está enseñando y buena parte del mecanismo es de tipo cognitivo al estar todos apaleados por noticias, por las malas noticias, las preocupaciones, esto disminuye la capacidad de concentración, por lo que se debe atender la parte emocional”, explicó Carlos Contreras Ibáñez, profesor investigador del Departamento de Sociología de la licenciatura en psicología social de la UAM.

Cuando se te acaba de morir tu abuelito, te súper vale la historia del Imperio romano, te es totalmente irrelevante, no te puedes apegar al temario porque no hay manera de cumplirlo”, acotó David Calderón, de Mexicanos Primero.

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre