Extorsión sexual: el delito invisible por ausencia de ley

0
176

Lucero Saldaña plantea una iniciativa de ley para crear el tipo penal de esta conducta por razones de género, a fin de visibilizarla y castigarla

Alejandra, estudiante de la licenciatura en psicología en una institución pública en Puebla, fue víctima de extorsión sexual por razones de género, pues uno de sus docentes le solicitó favores sexuales a cambio de mejorar sus calificaciones. Ella no supo que fue víctima de este acto, pues la invisibilización de esta problemática entorpece su investigación y persecución.

¿QUÉ ES LA EXTORSIÓN SEXUAL?

La extorsión sexual involucra la explotación por parte de servidores públicos, quienes otorgan permisos, prerrogativas o beneficios a cambio de favores sexuales, sin embargo, este delito aún no está tipificado. Si bien, podría ser procesada bajo los delitos preexistentes de acoso y abuso sexuales, el tema del consentimiento presenta un obstáculo sustancial a superar.

La diputada federal del PRI, Lucero Saldaña Pérez planteó una iniciativa de ley para crear el tipo penal de extorsión sexual por razones de género en el Código Penal Federal e incluirlo en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, a fin de visibilizar, investigar, perseguir y castigar esta conducta.

En entrevista para este medio, Saldaña Pérez comentó que la pena para este delito sería de tres a cinco años de prisión; y en caso de que un sujeto activo sea servidor público y se presuma haya ejercido esta violencia, tendría suspensión temporal mientras subsista el procedimiento penal, al tiempo de que el Ministerio Público, la jueza o juez establezcan las medidas necesarias de protección en beneficio de la víctima.

“Cuando una persona que está en un puesto en la vida pública o privada ofrece un trámite, empleo, ascenso, beca, pasar un examen, o cualquier otro, hay muchas veces esa moneda de cambio de condicionar si hay favores sexuales; con esta reforma le doy nombre a un delito que se crea con determinación nueva pero que existe”.

En el primer semestre de este año, la Fiscalía General del Estado (FGE) comenzó mil 46 carpetas de investigación por delitos de violencia sexual que van desde el abuso, acoso y hostigamiento sexual, hasta la violencia simple y equiparada, lo que algunos de ellos pudieron ser casos de extorsión sexual.

“SI QUIERES EL 10, TE ESPERO EN MI CUBÍCULO”
La joven poblana narró que en dos materias impartidas por el mismo docente, del que prefirió no revelar su nombre por temor a represalias, le ofreció mejorar sus notas a cambio de favores sexuales. Esta no era una práctica que se limitara a ella, sino que la misma propuesta le hacía a las demás compañeras de aula.

“La primera vez que tomé clases con él, no creía que fuera así, con el paso del tiempo ya era común escuchar sus comentarios sobre si queríamos pasar su materia, debíamos usar minifalda, la verdad es que al principio lo dejamos pasar, sin embargo, después fue más insistente”, comentó.

Recordó que en temporada de evaluaciones, las ofertas por parte del académico se volvían más insistentes y dirigidas a su persona, “llegó un momento en que me dijo que si quería el 10, pasara a su cubículo y hacía acotaciones sexuales (…) no sólo fue para mí (la oferta) sino a más de dos amigas del aula también les decía eso, estamos seguras que no somos las únicas dentro de la facultad”.

Este tipo de agresiones ocurrieron a lo largo de casi un año, pues en dos semestres le impartió materias diferentes, por lo que con frecuencia se enfrentaba a esta situación y en realidad cada día era más complicado tener que lidiar con su maestro.

Ante el cuestionamiento sobre si denunció con algún superior afirmó con la cabeza, al tiempo que comentó “no hacen nada, y no es el único profesor que hace ese tipo de insinuaciones”.

Un panorama similar vivió Sara en el ámbito laboral. En 2019 mientras comía en una plaza comercial un hombre con “buena pinta” se acercó a ella para ofrecerle trabajo dentro de una agencia de viajes; dos días después de la oferta ella accedió y acudió a las oficinas en donde le pidieron que se incorporara de inmediato y así lo hizo.

En su segundo día de trabajo, el jefe de la joven empleada la llamó a su oficia por lo que ella sin titubeos accedió, pues creyó que se trataba de nuevas indicaciones, pero no fue así, “cuando llegué me ofreció asiento, y comenzó a decirme que él podría ayudarme a mejorar mi sueldo, en ese momento me imaginé de qué se trataba y me dio un poco de miedo, pero me quedé inmovilizada”.

Sugerimos leer: ¿Cómo identificar a una víctima de trata de personas?
El jefe le pidió que lo acompañara a una cena y después podía hablar sobre el aumento en un lugar más privado”.

“Comenzó a acercarse más a mí, yo di un paso atrás y sólo dije que lo pensaría, pero de inmediato me salí de la oficina y ya no regresé, ese día me marcó más de dos veces, lo bloquee y ya no volví a pararme por ahí”.

De acuerdo con la diputada, el delito tiene dos componentes: el sexual y la corrupción, y en ésta hay tres características, el abuso de autoridad, un intercambio de “una cosa por otra” y la coerción psicológica en lugar de fuerza física.

“AÚN HAY TRABAJO PENDIENTE PARA ERRADICAR LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES”
De acuerdo María José Jiménez, abogada con enfoque en derechos humanos, refirió que, aunque se han dado pasos importantes en temas de violencia contra la mujer, aún queda trabajo pendiente para erradicar las formas de violencia con razón de género y llegar a una verdadera igualdad entre hombres y mujeres.

“Claro que se ha avanzado en visibilizar las formas de violencia contra las mujeres, tal es el caso de la Ley Olimpia, por ejemplo, sin embargo, todavía hay mucho trabajo pendiente para erradicar las formas de violencia contra este sector, además de que en primera se abran las investigaciones y en segunda, que se castiguen de manera correcta”.

Sobre el cuestionamiento sobre si es necesario tipificar la extorsión sexual como delito, respondió que sí, sin embargo, también subrayó que las deficiencias de justicia entorpecerían estos casos. “Claro que se debe de tipificar, es importante poner en evidencia estas situaciones y que se castiguen como deben y no pasen a segundo plano bajo las penas de otros delitos, pero esto no quiere decir que las autoridades en este caso estatales, van a garantizar la ley, aún hay que erradicar el influyentismo, la revictimización, los tiempos de denuncia, muchas cosas más para trabajar”, puntualizó

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre