En 2020 Pemex pagó 195 mdp por la deuda de terrenos para construir la refinería de Tula

0
30

La deuda originalmente fue adquirida por el gobierno de Hidalgo, en la administración del actual senador Miguel Osorio Chong. El expresidente Calderón condicionó a esta entidad y a Guanajuato, finalistas para ser sedes de su magna obra, para entregar un polígono de al menos 700 hectáreas.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— En 2020, Petróleos Mexicanos (Pemex) pagó 195 millones 539 mil 500 pesos en abono a capital e intereses por la deuda de los terrenos donde se construiría la refinería Miguel Hidalgo, en Tula, tierra sin uso, adquirida con un crédito por mil 500 millones de pesos en el gobierno de Felipe Calderón, por la cual se han pagado durante 13 años y que se finiquitará hasta el 17 de enero de 2027.

En la inspección 446-DE a la deuda de Pemex Corporativo, parte del segundo informe de la cuenta pública del ejercicio fiscal pasado, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) emitió la recomendación 2020-6-90T9N-19-0446-01-002 para que la empresa productiva del Estado “proporcione evidencia documental suficiente y competente” que acredite la puesta en marcha de mecanismos de operación y control que garanticen el posible uso o destino que se le dará al predio que inicialmente estaba destinado a erigir el segundo tren de refinación en el centro de Hidalgo.

El órgano fiscalizador recordó que la deuda originalmente fue adquirida por el gobierno de Hidalgo, en la administración del actual senador Miguel Osorio Chong. En ese momento, Calderón condicionó a esta entidad y a Guanajuato, finalistas para ser sedes de su magna obra, a entregar un polígono de al menos 700 hectáreas para construir una refinería que procesaría 250 mil barriles diarios y costaría 12 mil millones de dólares.

El gobierno de Hidalgo se endeudó por los terrenos y firmó un contrato de Donación Pura, Simple y Gratuita en favor de Pemex Refinación, el cual precisa que en caso de que no se construyera la refinería ni se utilizara para los fines establecidos, la propiedad de los terrenos se tendría que revertir en favor del donante.

Esta situación, señaló la ASF, se materializó en 2014, fecha en que Pemex suspendió definitivamente el proyecto de construcción de la Refinería Bicentenario, por lo que absorbió la deuda.

Como candidato a la presidencia, el priista Enrique Peña Nieto, sucesor de Calderón, firmó como su compromiso 81 construir la planta procesadora de crudo en Tula. Con Hidalgo también comprometió el aeropuerto de Tizayuca, el Centro de Innovación Textil y del Vestido, así como el Libramiento a Ixmiquilpan, que tampoco cumplió.

En aquel 2012, año en el que el exgobernador del Estado de México, entonces candidato de la alianza Unidos por México, comprometió ante la fe del notario Martín Islas Fuentes construir la refinería Bicentenario, Emilio Lozoya Austin, integrante de su comité de campaña, habría comenzado a recibir sobornos de directivos de Odebrecht a cambio de obra pública cuando fuera director de Pemex, según declaraciones juramentadas de Luis Alberto de Meneses, exrepresentante en México de la firma brasileña.

La auditoría remembró que el 26 de mayo de 2016 la Dirección de Proyectos de Pemex Transformación Industrial suscribió un pagaré, en el que se obligó a pagar mil 451 millones 485 mil 900 pesos, mediante 130 pagos mensuales con un interés sobre el saldo insoluto, el cual concluirá en enero de 2027.

Los auditores comprobaron que, durante 2020, Petróleos Mexicanos realizó 12 pagos mensuales por 124 millones 992 mil 300 pesos, más intereses por 70 millones 547 mil 200 pesos por esta tierra sin uso.

Además, cuestionó que la Subdirección de Proyectos Industriales de Pemex Transformación Industrial actualmente no tiene asignado ningún proyecto por desarrollar en ese predio, “por lo que se identificó, que al cierre de 2020, la adquisición del predio no ha contribuido al objeto de Pemex de generar valor económico y rentabilidad para el Estado Mexicano, como lo establece el artículo 4 de la Ley de Petróleos Mexicanos”.

Para intentar solventar la recomendación, la petrolera respondió a la ASF que “…los proyectos que se podrían ejecutar en el terreno consistirían en la construcción de una Central de Almacenamiento y Bombeo de productos refinados, que incluya 600 mil barriles de almacenamiento, casa de bombas y llenaderas; la construcción y almacenamiento estratégico

de crudo para las refinerías de Tula y Salamanca hasta por un millón de barriles, o retomar la construcción de una nueva refinería como resultado de alguna alianza estratégica”; no obstante, el informe no incluye fechas tentativas ni definición o modo en el que se ejecutaría alguna de estas obras.

Incluso, la ASF remarca que desde la fecha en que adquirió el terreno de manos del gobierno de Hidalgo (26 de mayo de 2016) y hasta la fecha de emisión del presente informe, no se ha desarrollado ninguno de los proyectos antes referidos y no se tiene definido el uso o destino del predio.

La fecha en que los terrenos pasaron a Pemex fue después de que el gobierno de Peña Nieto cancelara definitivamente la refinería Bicentenario, al argumentar falta de solvencia financiera.

De acuerdo con un informe de Petróleos Mexicanos proporcionado por transparencia, en el proyecto fallido del tren de refinación se destinaron mil 794 millones 404 mil 37 pesos, sólo en retiro de residuos, acondicionamiento del predio y en una barda perimetral.

Únicamente en la barda entre 2011 y 2013, se pagaron 105 millones 251 mil 526 pesos a la empresa Martínez Aguilar Construcciones SA de CV.

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre