Madre de Susana lucha para que castiguen al asesino de su hija

0
27

El expolicía estatal acusado de matar a su hija aún no recibe sentencia condenatoria

Susana Zenteno Vázquez es una sobreviviente del cáncer de mama, sin embargo, ahora lucha para que el expolicía estatal acusado de matar a su hija Susana y abandonar su cuerpo a un costado del Periférico Ecológico hace un año, reciba el castigo que por ley le corresponde; hoy la mujer de la tercera edad también espera la ayuda que el gobierno prometió, pues a su edad no le queda más que lavar ropa, pisos y realizar diversas labores domésticas para sacar adelante a sus tres nietas que quedaron en la orfandad luego del asesinato de su hija.

Desde la sala de su vivienda y junto al altar que le fue colocado a Susana, de entonces 33 años de edad, la madre de la víctima cuenta que no hay avances en el proceso legal que se sigue en contra de Efrén N, quien previo a su detención, sospecha, tuvo la protección de su hermano y de su antigua pareja sentimental, quienes se sabe, son policías municipales de Puebla que le habrían avisado de diversos movimientos para que pudiera escapar a Chiapas, donde finalmente fue detenido.

La mujer de la tercera edad también de nombre Susana, asegura que al momento ya no hay Ministerio Público designado a la carpeta de investigación por el caso de desaparición de personas y solo hay una MP para el proceso de feminicidio. Aunque se han fijado diversas fechas para audiencia intermedia, el acto jurídico no se ha podido desarrollar debido a que el acusado, considera, pone de pretexto que no cuenta con abogado o que hace falta diversa documentación.

Además de no tener justicia por el feminicidio de Susana pese a que ya ha transcurrido un año del caso, la madre de la víctima se enfrenta a otra cruda realidad ya que, desde sus posibilidades, debe hacerse cargo de las tres pequeñas hijas de “Susi”, como le decían de cariño.

“Ya va a hacer un año y hasta ahorita no han hecho nada, todas las audiencias nos la han tirado, él era policía estatal, entonces yo digo que qué clase de policías tenemos, creo que le están dando más prioridad al asesino que a la víctima y eso no se vale porque tienen que hacer justicia, yo tengo tres niñas y el gobernador prometió dar una pensión para ellas. Mi hija era el sostén de la casa, nos veía y hacía todo por nosotros y sus hijas”, entre lágrimas, explica la declarante.

Lavando ropa ajena, barriendo y trapeando pisos, es como actualmente, la señora Susana Zenteno se gana la vida. Con ello y el apoyo que pueden brindarle sus dos hijos, sobrinos y un hermano, es como ha logrado salir avante a esta situación.

Sin embargo, lo anterior no le es suficiente para solventar todos los gastos que se requieren y una de sus mayores preocupaciones es continuar sacando adelante a sus nietas de seis, diez y 12 años de edad, respectivamente.

“Toda esta situación es muy triste, yo todavía no lo asimilo porque para mí es una pérdida muy grande, se quedaron mis niñas huérfanas, no me gusta decirlo y me duele que digan, “las huérfanas”, eso es lo que más me duele en el alma, ahorita ya va a ser un año, y no ha pasado nada, no hay justicia. Me pongo a pensar en todas las mamás que están pasando por lo mismo y se tienen que quedar calladas, esto no se vale, no hay apoyo y va a llegar el momento en que mi hermano y mis hijos se cansen, ya que ellos también tienen su familia”, confiesa Susana.

La madre de la hoy occisa lo que pide es justicia, pues agrega que incluso las autoridades no lograron catear el domicilio del acusado ya que, en su momento, la madre de Enrique no les permitió el ingreso debido a que no contaban con una orden de arresto; después de esto, la madre del detenido optó por irse de su casa y así evitar a las autoridades, asegura la entrevistada.

“Que se haga justicia, que de verdad trabajen, yo no veo nada, cuando fue lo de mi hija no vi que la buscaran, decían que la buscaban, pero no es cierto, también fueron a la casa del fulano este y la señora no quiso dejarlos entrar, seguro algo tenían. No se ve nada claro, él fue el asesino y no entiendo por qué le dan tanta preferencia”, finaliza la entrevistada, quien también solicita el apoyo de la sociedad con trabajo para ella y su hermano Mario Zenteno, quien se dedica al pintado y decorado de interiores.

ANTECEDENTES
Susana era administrativa en la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSP); ahí conoció a Efrén, quien era policía estatal.

Aunque en una ocasión en la cocina de su casa el sujeto la empujó y otras veces la señora Susana descubrió moretones en los brazos de su hija, jamás creyeron que el 7 de noviembre de 2020 discutirían, se la llevaría por la fuerza en su camioneta y ya no regresaría.

Fue el 19 de noviembre de ese mismo año, minutos después de las seis de la tarde, que al servicio de emergencias 9-1-1 entró una llamada en la que se indicaba la localización del cadáver de una mujer semidesnuda, a un lado del Periférico Ecológico, entre el bulevar Forjadores y la calle Morelos, en el municipio de Cuautlancingo. El cuerpo presentaba huellas de violencia, por lo que se establecieron los protocolos de feminicidio; un día después se confirmó que se trataba del cuerpo de Susana.

El 18 de enero de 2021 se logró la detención de Efrén en el estado de Chiapas por lo que fue traslado a Puebla bajo el delito de desaparición de persona y después se le fincaron cargos por feminicidio; a la fecha no cuenta con una sentencia condenatoria.

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre