Hay menos mujeres en el servicio militar

0
94

El número de voluntarias ha caído año con año, ya que de 18 mil a principios del milenio pasó a menos de 800 en 2020, indica la Sedena

Cada vez menos mujeres se interesan en hacer su Servicio Militar Nacional (SMN). Desde el año 2000 –cuando el Gobierno federal y el Ejército promovieron su participación voluntaria como una forma de fortalecer las acciones de equidad de género dentro de la institución– el número de mujeres que se inscriben ha caído año con año.

Durante los primeros años, la población femenina que se anotó para vivir la experiencia de la vida marcial tuvo un auge que con el paso del tiempo fue decayendo de forma gradual, indican las estadísticas de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

El primer año en que las mujeres pudieron participar se apuntaron 18 mil 88, cifra que nunca se volvió a alcanzar. Al año siguiente, en 2001, acudieron de forma voluntaria 12 mil 817 mujeres; un año después fueron nueve mil 888 y para 2003 participaron nueve mil 406.

El último año del sexenio de Vicente Fox Quesada, 2006, solamente seis mil 647 mujeres buscaron hacer su servicio militar. En las administraciones federales posteriores la cifra de voluntarias siguió con la misma tendencia a la baja.

Durante el sexenio de Felipe Calderón, el de la llamada “guerra contra el narco” y donde el Ejército mexicano tuvo un papel protagónico, la participación femenina en el servicio militar bajó de tres mil 826 personas en 2007 a mil 639 en 2012.

En la administración de Enrique Peña Nieto la cantidad de mujeres que se anotaron para hacer su servicio militar pasó de mil 711 en 2013 a mil 171 en 2018.

Y el actual gobierno, el de López Obrador, comenzó 2019 con mil 70 voluntarias. Un año después llegó la pandemia de Covid-19 y sólo 797 mujeres se anotaron, indican las cifras de la Sedena.

En tanto que el año pasado, por la continuidad de la emergencia sanitaria, se determinó posponer el servicio militar tanto de hombres como de mujeres.

En otras palabras, entre los años 2000 y 2019, antes de la pandemia, la participación femenina en el servicio militar se desplomó 94 por ciento. Y si se incluye 2020, primer año de la pandemia, el colapso fue de 96 por ciento.

A pesar de que son cada vez menos, las mujeres que han acudido voluntariamente lo hacen porque desean formar parte de las Fuerzas Armadas en un futuro o tienen familiares en la milicia, que las incentivan a reclutarse en el SMN.

En el caso de los hombres, donde el servicio militar es obligatorio al cumplir 18 años, las cifras también han disminuido, aunque en menor proporción. En el sexenio de Vicente Fox, en promedio 425 mil jóvenes se inscribían cada año; durante el calderonismo, 405 mil; en el peñismo, 403 mil, y en los dos primeros años de la Cuatroté, 329 mil.

FALTA DE DIFUSIÓN Y MACHISMO, LAS CAUSAS
La baja participación femenina se atribuye a la falta de difusión de las campañas del Servicio Militar Nacional y a la falta de presupuesto del mismo, explica Paloma Mendoza, directora de Coordinación de Análisis en M-B Consulting y miembro de Foretell Georgetown University.

A esto se agregan los tabúes y el machismo intrafamiliar que prevalece en la población mexicana.

“Las hijas que por alguna razón quieren ir a hacer el servicio militar se enfrentan a los padres, incluso a las mismas mamás, y les dicen: ‘eso es para hombres, ¿acaso eres lesbiana? Si quieres hacer algo, quédate aquí en la casa a ayudar a tu mamá en los quehaceres del hogar’. Eso se ve principalmente en las comunidades rurales”, expone la también integrante del Comité de Investigación de la Red de Mujeres en Seguridad y Defensa en Latinoamérica y el Caribe (AMASSURU).

Al menos un total de 95 mil 722 mujeres han participado en el SMN entre los años 2000 y 2020. Según la página de internet de la Sedena, el adiestramiento está programado en 44 sesiones sabatinas, sin distinción de sexo.

“El tiempo de permanencia de la mujer voluntaria será opcional, tanto en el horario programado, como en las sesiones sabatinas del año correspondiente… Recibirán un reconocimiento cuando hayan asistido como mínimo a 30 por ciento de las sesiones sabatinas del programa de adiestramiento, participando activamente en igualdad de circunstancias que los varones, realizando sus actividades”, señala la dependencia militar.

Las actividades a realizar comienzan por el pase de lista, parte y honores a la bandera y desayuno. Luego instrucción de orden cerrado; academias de Legislación Militar, Ética Militar y Civismo, Sanidad Militar, Plan DN-III-E, Derechos Humanos, Derecho Internacional Humanitario, Conocimiento del Armamento, Medidas de Seguridad con el Armamento, Ecología, Educación Física, Defensa Personal y Prácticas de Marcha.

Apenas en 2020, a las mujeres que acudieron de manera voluntaria al servicio se les comenzó a entregar la cartilla militar, que sirve como documento oficial tanto en el país como en el extranjero.

Para Paloma Mendoza, el hecho de que las mujeres ya puedan hacer un servicio militar es una victoria feminista.

“Demostrar que el Servicio Militar Nacional no es exclusivo para hombres y también ayuda a que rompan la reproducción de los esquemas de machismo al interior de su propia familia. Sería un plus y algo bueno que el Servicio Militar Nacional les ayudara a tomar conciencia entre los jóvenes, hombres y mujeres, para evitar cuestiones de violencia de género”, asegura.

DEJA UN COMENTARIO

Ingresa tu comentario
Ingresa tu nombre